¿Cómo Ser Duedo de Mi Bienestar?

Durante esta pandemia hemos tenido que adaptarnos a mucho.  El reto de compartir espacio con nuestra propia familia, nuestros hijos, hermanos o hasta quedarnos solos durante todo el día sabiendo que la “realidad anterior” no volverá; y que ninguno de nosotros volveremos a ser los mismos nos ha hecho crecer y ser más empáticos con nosotros mismos y con el medio.

Parece fácil, pero lidiar con una rutina de trabajo en donde ya no sales y el tiempo que antes utilizabas para trasladarte de tu oficina hacia tu casa, ahora se convirtió en un horario laboral extendido que te deja más agotado y menos motivado.  ¡No te preocupes!  No eres la única persona que atraviesa por una situación similar.  La buena noticia es que como seres humanos, podemos adaptarnos, aprender y desaprender con una dosis de amor y empatía hacia nosotros mismos.

Aquí te propongo algunos consejos simples que puedes adoptar en tu vida cotidiana y que pueden ayudarte a sentirte más tranquilo, cómodo, saludable y feliz.  Solo necesitas un solo componente… “Disciplina”. 

  1. Mantente hidratado:  Estamos hechos de agua.  La necesitamos para funcionar, así que a nadie sorprenderá que mantenerse hidratado puede mejorar nuestra salud, elevar nuestros niveles de energía y mejorar nuestra capacidad de concentración.  Si eres de los que no le provoca beber agua, prueba a añadirle un toque de sabor natural con una rodaja de limón, fresas, una rodaja de pepino o un poco de jengibre.  Y si se te olvida beber agua hay aplicaciones que te lo recuerdan con una notificación en el celular.
  2. Cuida el orden de tu área de trabajo:  El estado del área en dónde trabajas tiene un impacto enorme sobre nuestro estado de ánimo y sobre nuestros niveles de energía.  Abre las ventanas para que circule aire fresco, deja que entre tanta luz natural.
  3. Considera el paisaje y ambiente que tienes de frente y con el que trabajas siempre:   El color de las paredes de tu casa puede tener un impacto enorme sobre tu estado de ánimo; por ejemplo:
    -El verde, que representa a la naturaleza, puede promover el equilibrio, la armonía y la relajación.
    -El azul es un color que tranquiliza, así que puede funcionar en una oficina o studio.
    -Evita el rojo, que puede contribuir a una respiración más rápida, vinculada a un corazón más acelerado y la hipertensión.
  4. Escucha el canto de los pájaros:  Puede sonar como algo anecdótico pero una investigación reciente de académicos de la universidad King´s College de Londres mostró que escuchar el canto de los pájaros puede mejorar nuestra sensación de bienestar durante varias horas.  Si no tienes pájaros en tu entorno, prueba a escuchar una grabación de la naturaleza, mientras imaginas un paseo por la montaña.
  5. Duerme más:  El descanso es tan importante para nuestra salud mental y física como lo es la buena alimentación y el ejercicio.  La falta de descanso puede contribuir a un sistema inmunológico debilitado, niveles más altos de hormonas del estrés, ansiedad y depresión.  A la vez, mientras dormimos es cuando nuestro cuerpo se repara a sí mismo. Esfuérzate por dormir mejor, cuida tu dormitorio para que sea agradable y silencioso, evita hacer comidas pesadas muy tarde, reduce la cafeína en la segunda mitad del día y desconéctate de las pantallas antes de dormir.
  6. Establece límites claros entre el tiempo dedicado al trabajo y el tiempo personal: El peligro de no monitorear las horas de trabajo aumenta cuando se trabaja desde casa.  Dentro de cada uno aún existe el “chip” de la preocupación que nos recuerda… “¿Cómo hago para seguir demostrando que estoy poniendo todo de mi parte ahora que mi jefe no me ve en la oficina como antes”?  Establecer un horario definido y respetarlo ayuda a marcar los límites del recurso que representa nuestro tiempo como profesionales. Entender este tiempo como un recurso limitado y no como una manera de probar nuestra entrega al trabajo o de distraernos de una situación de aislamiento, es crucial para mantenernos concentrados y productivos dentro del horario laboral, así como relajados y con menos estrés fuera del mismo.  Si aun así es un tema que sigue preocupándote y generando ansiedad… conversa con tu Supervisor, exprésale tus preocupaciones y pide ayuda.  No necesariamente por trabajar más horas te conviertes en el colaborador más eficiente.

Recuerda…. ¡Tu bienestar es tu prioridad!, si te sientes bien física, mental y emocionalmente podrás rendir y desempeñarte mucho mejor que sintiéndote en un estado de estrés y ansiedad permanentes.

Si necesitas más ayuda o más ideas sobre cómo contribuir a mejorar tu bienestar, escribe a:  info@fabiolaespana.com